10 de junio de 2013

Me pregunto

¿Por qué, Dios mio, por qué? ¿Cómo una persona puede hacernos tanto daño? ¿Es culpa nuestra que nos dejamos apabullar por las actitudes de algunas personas, o realmente hay personas que, aún sin querer, pueden hacernos mucho daño?

¿Cómo sobreponernos al miedo que una persona nos genera? ¿Cómo amar al enemigo, cuándo te causa tanta opresión en tu corazón y en tu mente? He oido muchas veces que el amor lo vence todo, pero hay situaciones en las que el resentimiento y los malos entendidos son más fuertes que el amor.

¿O será simplemente que mi fe es muy débil y que no logro amar a fondo perdido, más allá de las incomprensión de ciertas personas? Quizá sea eso... Quizá sea eso...

Aunque no tengo respuestas, recomienzo aún en medio de la incertidumbre. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario