31 de diciembre de 2016

Una oración de fin de año

Señor,
Estamos a punto de cerrar otro año en nuestras vidas...
Ha sido un año, para mí, cargado de experiencias, de aprendizajes,
y de esos momentos -buenos y no tan buenos- que, uno a uno, han dibujado la vida.
He sido más consciente de mi fragilidad y he sentido más de cerca Tu Misericordia.
He cometido, como siempre, muchos errores, pero también he logrado tener buenos aciertos y pequeños grandes triunfos.
No  he sido siempre fiel a tu palabra, y en cambio,
Tú has seguido a mi lado, acompañándome, salvándome, fortaleciéndome...  
Ahora simplemente quiero ponerte este año en tus manos,
para que en mis recuerdos sólo quede lo mejor de este tiempo.

Y otro año está por llegar Señor,
lleno de esperanzas, de buenos deseos y de ilusiones.
Sin embargo, esta vez no quiero quedarme en los buenos deseos,
ni en propósitos que se evaporan apenas vuelve a brillar el sol de marzo.
Sólo quiero vivir cada día en tu presencia,
con la certeza de que Tú estas conmigo,
y por tanto, todo lo que suceda será para mi bien.
Y así como pueden visitarme los fracasos,
también me visitarán los triunfos y las alegrías.
Así como puede visitarme el dolor,
también me visitarán las sonrisas y los gozos, seguro que sí. 
Así como pueden visitarme las carencias,
también me visitarán Tu providencia y Tu prosperidad.
Así como puede visitarme el desánimo,
también me visitarán Tu abrazo y Tu consuelo.
Y así como puede visitarme la oscuridad,
también me visitarán Tu Voz y Tu Luz, seguro que sí.
Y en todos los momentos estarás Tú...
Y cada día será una nueva oportunidad
para agradecer, para renovar mi fe,
para dar y recibir amor,
para dar y recibir felicidad.
Seguro que sí, así será.  

Jaime Borda V. 
31 de Diciembre de 2016

¡Feliz Año 2017!

11 de octubre de 2016

El camino hacia la paz...

La paz, todo un camino por recorrer


A medida que pasan los días, después del plebiscito, resulta más difícil y complejo entender la situación actual de Colombia. Aunque haya ganado el NO (por un estrecho margen), aquí no hay en realidad ni vencedores ni vencidos; en cambio sí hay unos cuantos perdedores, y algo -o quizá mucho- de zozobra, de incertidumbre, de incredulidad, sensaciones que se entremezclan confusamente con otras de esperanza, incluso de optimismo, y sobre todo con un deseo más genuino de salir adelante.  
De lado y lado se dicen muchas cosas, se habla todavía con cierta carga emocional y seguimos empantanados en discusiones –algunas triviales, otras más profundas- que en principio no llevan a ninguna parte, y sólo consiguen ahondar más las heridas que ya tenemos como nación y aquellas que cada uno pueda tener en su fuero interno. Y sobre el hecho, los partidos políticos y los medios de comunicación siguen engañándonos y perpetuando las mentiras y la farsa, ya sin el más mínimo disimulo.
En medio de tanta desinformación, un aspecto que causa una extraña impresión es, desde mi perspectiva, la postura de un cierto grupo de los que votaron por el SI, en la que se vislumbra un cambio abrupto de parecer, como si la aparente y además exigua “derrota” les hubiera cambiado el deseo de paz por uno de total desesperanza. En ciertos comentarios que se leen en las redes sociales pareciera que ya no quieren la paz, se sienten vencidos y prefieren perpetuar la división. Sin duda muchos de los que manifiestan su dolor y su impotencia de forma poco asertiva, lo hacen con la mejor intención, pero igual llevados por el dolor y por la rabia, lo que en últimas no conduce a una meta más clara y más segura de la que pretendíamos lograr con el plebiscito. Claro que los promotores del NO tampoco se quedan atrás con sus comentarios a veces llenos de ironía, de egoísmo, y de razones no siempre bien sustentadas.

En todo el mundo y también dentro de la misma Colombia muchos nos seguimos preguntando: ¿cómo es posible que haya ganado el NO? Pareciera un sinsentido. Sin embargo, como lo ha dicho Antanas Mokus, es una nueva oportunidad para aprender. No la podemos desaprovechar. De hecho, me parece que son muchos los que estamos empezando a despertar y a darnos cuenta de la magnitud real de nuestros problemas. Como lo ha dicho acertadamente, hace ya algunos días, el padre Francisco de Roux (*):

“Tenemos que aceptar con realismo y humildad que debemos revisarnos. Quizás no nos habíamos aceptado crudamente como parte del problema, y precisamente porque somos parte del problema, de la crisis, se acrecienta  hoy nuestra responsabilidad de ser parte de la solución.  
Este es el momento de oírnos, comprendernos y reconciliarnos con quienes por razones sociales, políticas, institucionales y éticas, piensan distinto. De aceptarnos en nuestras diferencias. De revisar desde todos los lados qué es lo que cada quien tiene que cambiar, para que todos seamos posibles en dignidad  en una paz que nos traiga la tranquilidad a todos y a todas”.
(*) Tomado de: (https://lapazquerida.wordpress.com/author/lapazquerida/)

Sí, no me cabe duda de que hay una gran lección para aprender en todo esto. Como persona de fe que he sido y que soy, veo también en esta paradoja la mano de Dios. No quiero con esto crear polémica, ni herir la susceptibilidad de quienes no creen, pero verlo así me da cierta paz. De cualquier manera, una pregunta central que debemos hacernos ahora es esta: ¿seremos capaces de asumir el reto, unirnos como nación y lograr la paz? Yo espero que sí.  

Ahora bien, para ir adelante, me parece que es necesario entender con precisión qué fue lo que pasó y por qué llegamos al resultado que obtuvimos en este plebiscito (50-50). Sobre esto se ha dicho mucho y seguramente se seguirá hablando y hablando y discutiendo.  

Entre las principales causas que veo en este momento están las siguientes: 
a) El engaño cada vez más evidente que hubo de parte y parte, las amenazas y las mentiras que esgrimieron –y que abundaron sin medida– tanto los principales defensores del SI, como los del NO. 
b) Muchos ciudadanos no tuvieron el tiempo suficiente para leerse las 297 páginas y poder juzgar con criterio lo acordado. El no darnos el tiempo suficiente para leer con juicio crítico fue una evidente estrategia del gobierno... 
c) Otros muchos, infortunadamente, no saben leer con un adecuado pensamiento crítico (ésto no por falta de inteligencia, sino por falta de oportunidades) y por tanto no podían votar a plena conciencia.
d) El miedo a un panorama desconocido.
e) La desinformación que se dio en diferentes niveles.
f) La falta de objetividad de los medios de comunicación, en su mayoría tristemente vendidos al gobierno.
g) El ego y la arrogancia de algunos políticos que pensaron (y siguen pensando) primero en sus intereses.
h) Por supuesto las castas políticas de este país que siguen haciendo con el pueblo, es decir con nosotros, lo que les plazca.
i) Y la inexplicable apatía y la indiferencia de una enorme cantidad de personas que se abstuvieron de votar en un día tan crucial como lo era este pasado 2 de octubre.No estábamos votando por un candidato, estábamos votando por el futuro de Colombia… 

Sería muy importante poder entender con objetividad y buen juicio crítico lo que ese 62% de la población piensa con respecto a los acuerdos y las razones por las cuáles se abstuvieron de votar...

Ahora flota en el ambiente una pregunta incómoda para todos: ¿Pusimos en peligro el futuro de las próximas generaciones? En mi opinión es mejor no precipitemos a responder a esta pregunta, ya nos lo dirán con mayor certeza el tiempo y la historia que escribamos de hoy en adelante. Esforcémonos por escribir unas páginas nuevas que permitan generar una respuesta esperanzadora a este interrogante.

Por otro lado, hay que decirlo, también se vislumbran algunos factores positivos, elementos que quizá nunca antes habían salido a relucir en una contienda política en nuestro país, como por ejemplo: el pueblo (aunque en una preocupante minoría) se pronunció, poniendo en evidencia la división interna y profunda que tenemos, y también dejó claro que el diálogo de cuatro años no fue suficiente, que –al parecer– es necesario ir más a fondo y dar cabida a otros sectores que durante el proceso no tuvieron ni voz, ni voto; ganó la democracia, el gobierno de turno no manipuló los resultados a su favor (o al menos así parece…). Por otro lado, no podemos desconocer que en los días previos al 2 de octubre hubo muchos debates interesantes y de altura en los que se pudo observar un agudo pensamiento crítico constructivo de todos aquellos que quisieron y pudieron aportar, de una manera sana, sensata y amable, a la discusión. Lástima que esos debates se desarrollan dentro de unos pocos círculos privilegiados. Por lo demás, dejemos de lado todo lo que no fue constructivo, que por desgracia abundó más que los argumentos serios. Desde mi punto de vista hubiera sido mejor para todos alargar un buen tiempo más el debate de argumentos bien sustentados y bien presentados, antes de ir a las urnas. Quizá por eso ganó el NO... Aunque no sea el resultado que muchos esperábamos, éste se dio porque en el fondo sentíamos (unos más que otros) que necesitábamos algo más de tiempo para tomar a conciencia una decisión tan trascendental para todos. Adicionalmente, ahora, en esta etapa del post-plebiscito se siguen dando debates de mucha altura e invitaciones, de lado y lado, a construir entre todos, con mayor convicción y compromiso, esa paz tan anhelada. Ahora nos sentimos más unidos como nación en la búsqueda de un propósito común. Esto último es para mí lo más positivo de todo. 

Quiero creer que lo vamos a lograr, si sabemos sortear, como pueblo, este momento, si abrimos nuestros corazones al perdón y a la reconciliación, si todos deponemos nuestras armas en aras de lograr una convivencia más armoniosa, y decidimos, con vehemencia, que merecemos una oportunidad de construir un nuevo país, incluso una nueva identidad más clara y definida, si desaprendemos nuestra forma egoísta de ver la vida y empezamos a educar y a educarnos en saber poner siempre el interés común por encima de los propios intereses, si los líderes políticos dejan de lado sus interese personales y se sientan a trabajar –de verdad- por el país, si los dirigentes y miembros de las FARC saben permanecer en su posición de dejar las armas, de apostarle a la paz (cueste lo que cueste) y hacer una política seria y constructiva. Una opción que también se abre paso, poco a poco pero aún con mucha reserva, es la de buscar nuevos líderes capaces de encausar todas las fuerzas positivas que están surgiendo hacia la meta común de construir una paz legítima, estable y duradera. Si todo esto se da  entonces veremos renacer un futuro más luminoso y esperanzador.

El reto que tenemos por delante no es sencillo, por el contrario, parece un camino cuesta arriba en el que para llegar a la cumbre tendremos que hacer enormes esfuerzos porque además no es suficiente que unos pocos lleguen a la meta, sino que debemos llegar todos. Y tenemos que llegar unidos como nación, realmente orgullosos de ser lo que somos, unidos sin renunciar a nuestras diferencias, unidos aceptándonos como somos, una nación pluricultural, capaces de debatir nuestras ideas pero sin pretender convencer a nadie, sólo esforzándonos por entender y por descubrir más lo que nos une, que lo que nos separa.

Empecemos desde ya a construir ese futuro que soñamos, cimentándolo en un presente en el que brillen los mejores valores de nuestros antepasados, los mejores logros de las últimas décadas, y las mejores promesas del futuro. 

Invito, desde este pequeño rincón, a todos los jóvenes que ahora están marchando por la paz en tantas ciudades de Colombia a no desfallecer hasta ver culminado en su totalidad este proceso, es decir hasta tanto no cese el conflicto armado definitivamente, y hasta que por fin, tanto los guerrilleros de las FARC como del ELN no hayan dejado las armas, se hayan desmovilizado y se incorporen a la vida civil como constructores, también ellos, de una nueva Colombia. En síntesis, para todos los que soñamos con la paz, no agotemos los esfuerzos, ni las estrategias, ni las posibilidades que tengamos para alcanzar la meta que anhelamos hoy con más fuerza que nunca.  


Jaime Borda Valderrama
PhD en Ciencias Sociales de
la Universidad Pública de Navarra

3 de agosto de 2016

A propósito de algunos debates recientes


Es cierto, en nombre de Dios se han hecho y se siguen haciendo cosas atroces, absolutamente inhumanas y sin sentido, pero lo que pocas veces se dice y se pone en evidencia es que en nombre de Dios también se han hecho, a lo largo de la historia, muchas cosas buenas, muchísimas y cada día se hacen muchos "actos de amor" -según el significado que le ha dado a esta expresión Chiara Lubich-, muchos actos de caridad, de bondad y de misericordia. Pero esos actos de amor nunca salen ni saldrán en las noticias y cuando salen, no las ve siempre la misma cantidad de gente que ve las noticias tristes, desalentadoras y des-esperanzadoras que vemos todos los días en la tele. Los actos buenos de la gente buena, de los creyentes auténticos y coherentes (que los hay) no da rating, ni produce ganancias económicas, pero eso no quiere decir que no sucedan y hagan parte, de manera tangible, de la realidad de muchas personas. No tengo la menor duda: en nombre de Dios, se hacen muchas cosas buenas cada día, basta estar un poco más atento.

22 de julio de 2016

Sobre los acuerdos de Paz

(Nota de El Espectador, 22 de julio de 2016)

Este es el texto completo 
de los acuerdos firmados en La Habana
Lea acá el texto completo de los acuerdos firmados entre el Gobierno y las Farc sobre cese el fuego bilateral y definitivo, lucha contra el paramilitarismo y refrendación.
Este es el texto completo de los acuerdos sobre cese el fuego bilateral y definitivo, lucha contra el paramilitarismo y refrendación
Las delegaciones del Gobierno Nacional y las FARC-EP queremos anunciar que hemos llegado a acuerdos en los siguientes puntos:
1. Acuerdo sobre “Cese al fuego y de hostilidades bilateral y Definitivo y Dejación de Armas”
2. Acuerdo sobre “Garantías de seguridad y lucha contra las organizaciones criminales responsables de homicidios y masacres o que atentan contra defensores de derechos humanos, movimientos sociales o movimientos políticos, incluyendo las organizaciones criminales que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo, y la persecución de las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz.”
3. Acuerdo sobre “Refrendación”
I. Acuerdo sobre Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y Dejación de las Armas
1. Compromisos
El Gobierno Nacional y las FARC-EP expresan su compromiso de contribuir al surgimiento de una nueva cultura que proscriba la utilización de las armas en el ejercicio de la política y de trabajar conjuntamente por lograr un consenso nacional en el que todos los sectores políticos, económicos y sociales, nos comprometamos con un ejercicio de la política en el que primen los valores de la democracia, el libre juego de las ideas y el debate civilizado; en el que no haya espacio para la intolerancia y la persecución por razones políticas. Dicho compromiso hace parte de las garantías de no repetición de los hechos que contribuyeron al enfrentamiento armado entre los colombianos por razones políticas.
Por último, el Gobierno Nacional y las FARC-EP se comprometen con el cumplimiento de lo aquí acordado en materia de Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y Dejación de las armas, para lo cual elaborarán una hoja de ruta que contenga los compromisos mutuos para que a más tardar a los 180 días luego de la firma del Acuerdo Final haya terminado el proceso de dejación de armas.
2. Objetivo
El presente Acuerdo sobre Cese al Fuego y Hostilidades Bilateral y Definitivo y Dejación de las Armas tiene como objetivo la terminación definitiva de las acciones ofensivas entre la Fuerza Pública y las FARC-EP, y en general de las hostilidades y cualquier acción prevista en las Reglas que Rigen el CFHBD, incluyendo la afectación a la población, y de esa manera crear las condiciones para el inicio de la implementación del Acuerdo Final y la Dejación de las armas y preparar la institucionalidad y al país para la Reincorporación de las FARC-EP a la vida civil.
3. Monitoreo y Verificación
Acordamos crear un Mecanismo de Monitoreo y Verificación que será un mecanismo tripartito, integrado por representantes del Gobierno Nacional (Fuerza Pública), de las FARC-EP, y un Componente Internacional consistente en una misión política con observadores no armados de la ONU integrada principalmente por observadores de países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).
El Componente Internacional preside en todas las instancias el Mecanismo de Monitoreo y Verificación y está encargado de dirimir controversias, presentar recomendaciones y generar reportes.
Respecto a la Dejación de las Armas el Componente Internacional la verifica en los términos y con las debidas garantías establecidas en los protocolos del Acuerdo.
4. Adaptación de los dispositivos en el terreno
A partir del día D+1 la Fuerza Pública reorganizará el dispositivo de las tropas para facilitar el desplazamiento de las estructuras de las FARC-EP a dichas Zonas y para el cumplimiento del Acuerdo sobre el Cese al fuego y Dejación de las Armas.
Por su parte a partir del día D+5, las distintas misiones, comisiones y Unidades Tácticas de Combate (UTC) de los frentes de las FARC-EP se desplazarán hacia dichas Zonas previamente acordadas, siguiendo las rutas de desplazamiento establecidas de común acuerdo entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP.
5. Zonas Veredales Transitorias de Normalización (en adelante “Zonas”).
El Gobierno Nacional y las FARC-EP acordamos establecer 23 Zonas Veredales Transitorias de Normalización y 8 Campamentos.
Las Zonas Veredales Transitorias de Normalización tienen como objetivo garantizar el Cese al Fuego y Hostilidades Bilateral y Definitivo y la Dejación de las Armas e iniciar el proceso de preparación para la Reincorporación a la vida civil de las estructuras de las FARC-EP en lo económico, lo político y lo social de acuerdo con sus intereses.
Estas Zonas son territoriales, temporales y transitorias. Cada Zona contará con Equipos de Monitoreo Local. Tendrán facilidades de acceso por vía carreteable o fluvial; sus límites corresponden a los de la vereda donde se ubican; pudiendo ser ampliados o reducidos por mutuo acuerdo dependiendo del tamaño de la vereda, tendrán una extensión razonable que permite el monitoreo y verificación y el cumplimiento de los objetivos de las Zonas, fijando como referente accidentes geográficos o características del terreno.
La salida de combatientes de las FARC-EP de los campamentos se hará sin armas y de civil.
El Gobierno Nacional y las FARC-EP se comprometen a que la implementación de este Acuerdo se realice sin ninguna limitación en el normal funcionamiento de las autoridades civiles no armadas, en el desenvolvimiento de la actividad económica, política y social de las regiones, en la vida de las comunidades, en el ejercicio de sus derechos; así como en los de las organizaciones comunales, sociales y políticas que tengan presencia en los territorios.
Las autoridades civiles (no armadas) que tengan presencia en las Zonas permanecen y continuarán ejerciendo sus funciones en las mismas, sin perjuicio de lo acordado en el Cese al Fuego y Hostilidades Bilateral y Definitivo. Las Zonas no pueden ser utilizadas para manifestaciones de carácter político.
Los (as) integrantes de las FARC-EP que en virtud de la ley de amnistía hayan sido beneficiados con la excarcelación, y así lo deseen, se integran a dichas zonas para seguir el proceso de reincorporación a la vida civil. Para este fin, dentro de las Zonas se organizan sitios de estadía por fuera de los campamentos.
Durante la vigencia del Acuerdo sobre CFHBD y DA; las FARC-EP designa un grupo de 60 de sus integrantes (hombres y mujeres) que pueden movilizarse a nivel nacional en cumplimiento de tareas relacionadas con el Acuerdo de Paz.
Así mismo, por cada Zona, las FARC-EP, designa un grupo de 10 de sus integrantes que puede movilizarse a nivel municipal y departamental en cumplimiento de tareas relacionadas con el Acuerdo de Paz. Para estos desplazamientos los integrantes de las FARC-EP cuentan con las medidas de seguridad acordadas con el Gobierno Nacional.
En los campamentos no habrá ni podrá ingresar población civil en ningún momento.
Durante la vigencia de las zonas se suspenderá el porte y la tenencia de armas para la población civil dentro de dichas Zonas.
En caso de presentarse dentro de una Zona algún hecho o circunstancia que requiera la presencia de la Policía Nacional o cualquier otra autoridad armada del Estado se hace informando al Mecanismo de Monitoreo y Verificación, para que coordine el ingreso de acuerdo con los protocolos acordados por el Gobierno Nacional y las FARC-EP.
La ubicación de los campamentos dentro de las Zonas se hará de forma que el Mecanismo de Monitoreo y Verificación pueda ejercer su función.
En desarrollo del proceso de preparación para la reincorporación a la vida civil de sus combatientes, las FARC-EP en coordinación con el Gobierno Nacional, podrán realizar dentro de las Zonas todo tipo de capacitación de los integrantes de las FARC-EP en labores productivas, de nivelación en educación básica primaria, secundaria o técnica, de acuerdo con sus propios intereses, jornadas de cedulación y demás actividades de preparación para la reincorporación y otras actividades necesarias para facilitar el tránsito a la legalidad de las FARC-EP.
6. Zona de Seguridad
Alrededor de cada Zona se establece una Zona de Seguridad donde no podrá haber unidades de la Fuerza Pública, ni efectivos de las FARC-EP con excepción de los equipos de monitoreo y verificación acompañados de seguridad policial cuando las circunstancias así lo requieran. El ancho de la Zona de Seguridad será de 1 kilómetro alrededor de cada Zona.
7. Seguridad
El Gobierno Nacional y las FARC-EP definirán conjuntamente unos protocolos de seguridad, que permitirán, de manera integral, minimizar las potenciales amenazas que pueden afectar o vulnerar las personas y bienes comprometidos en el Cese al Fuego y Hostilidades Bilateral y Definitivo y la Dejación de las Armas.
Las condiciones de seguridad implementadas garantizarán la protección de los integrantes del equipo de monitoreo y verificación, los miembros de las FARC-EP, los delegados del Gobierno Nacional, la Fuerza Pública y demás intervinientes en el proceso. Así como, la coordinación de los movimientos y los dispositivos en el terreno.
El Gobierno Nacional a través de la Fuerza Pública continuará garantizando las condiciones de convivencia y seguridad de la población civil durante este proceso.
8. Dejación de las Armas (DA).
Consiste en un procedimiento técnico, trazable y verificable mediante el cual la ONU recibe la totalidad del armamento de las FARC-EP para destinarlo a la construcción de 3 monumentos, acordados entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP.
La Dejación de las Armas por parte de las FARC-EP se desarrollará en dos tiempos, denominados Control de Armamento y Dejación de las armas, que integran los siguientes procedimientos técnicos: registro, identificación, monitoreo y verificación de la tenencia, recolección, almacenamiento, extracción y disposición final.
9. Procedimiento
Con la Firma del Acuerdo Final inicia el proceso de Dejación de las Armas de las FARC-EP, que incluirá el transporte del armamento a las zonas, la destrucción del armamento inestable, y la recolección y almacenamiento en contenedores del armamento individual de manera secuencial y en tres fases así: 1 Fase: D+90, el 30%; 2 Fase: D+120, el 30%; y 3 Fase: D+150, 40% restante, según la hoja de ruta (cronograma de eventos) acordada por el Gobierno Nacional y las FARC-EP que guía el proceso del Fin del Conflicto luego de la firma del Acuerdo Final.
Las FARC-EP contribuirá por diferentes medios, incluyendo el suministro de información, con la limpieza y descontaminación de los territorios afectados por minas antipersonal (MAP), artefactos explosivos improvisados (AEI), y municiones sin explotar (MUSE) o restos explosivos de guerra (REG) en general, teniendo en cuenta lo acordado en los puntos 4 y 5 y lo que se acuerde en el punto de Reincorporación a la vida civil en cuanto a la participación de las FARC-EP en la acción contra minas.
Para garantizar el control efectivo del armamento en cada Zona se determinará un solo punto de almacenamiento, dentro de uno de los campamentos, en donde estarán ubicados los contenedores bajo el monitoreo y verificación permanente del Componente Internacional del Mecanismo de Monitoreo y Verificación, de acuerdo con los protocolos concertados entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP.
Recibido el armamento el día D+150, a más tardar el día D+180 finalizará el proceso de extracción de las armas por parte de Naciones Unidas, conforme a los procedimientos acordados para esta materia y certificará el cumplimiento de este proceso procediendo a comunicarlo al Gobierno Nacional y a la opinión pública.
El día D+180 se da por terminado el funcionamiento de estas Zonas y el Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo.
El Mecanismo de Monitoreo y Verificación certificará y comunicará cada una de las fases del procedimiento de dejación de armas antes descrito.
Por último, sobre la base del acuerdo que hemos anunciado el día de hoy y en el marco de la Resolución 2261, el Gobierno Nacional y las FARC-EP solicitamos al Secretario General de las Naciones Unidas que se pongan en marcha todos los preparativos necesarios para el despliegue de la Misión Política Especial, de manera que se pueda avanzar en la implementación del presente acuerdo.
II. Acuerdo sobre “Garantías de seguridad y lucha contra las organizaciones criminales responsables de homicidios y masacres o que atentan contra defensores/as de derechos humanos, movimientos sociales o movimientos políticos, incluyendo las organizaciones criminales que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo, y la persecución de las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz”
Este acuerdo está dirigido a brindar protección y seguridad a todos los habitantes del territorio nacional; medidas de protección a las colectividades, los movimientos y organizaciones sociales y de derechos humanos en los territorios; garantías para el ejercicio de la política a los movimientos y partidos políticos, especialmente a los que ejerzan oposición, al movimiento político que surja del tránsito de las FARC-EP a la actividad política legal y a los integrantes de las FARC-EP en proceso de reincorporación a la vida civil.
Adicionalmente contempla la implementación de las medidas necesarias para intensificar con efectividad y de forma integral las acciones contra las organizaciones y conductas criminales objeto de este acuerdo que amenacen la construcción de la paz. El acuerdo incluye igualmente medidas para el esclarecimiento del fenómeno del paramilitarismo en complemento a lo ya acordado en el punto 5.
El acuerdo de garantías de seguridad, se basa en los siguientes principios:
1. Respeto, garantía, protección y promoción de los derechos humanos.
2. Asegurar el monopolio legítimo de la fuerza y del uso de las armas por parte del Estado en todo el territorio
3. Fortalecimiento de la administración de justicia
4. Asegurar el monopolio de los tributos por la Hacienda Pública
5. Enfoque territorial y diferencial
6. Enfoque de género
7. Coordinación y corresponsabilidad institucional
8. Participación ciudadana
9. Rendición de cuentas
10. Garantías de No Repetición
Para cumplir con estos propósitos, el Gobierno Nacional y las FARC-EP, se comprometen a:
· El Gobierno Nacional garantizará la implementación de las medidas necesarias para intensificar con efectividad las acciones contra las organizaciones y conductas criminales objeto de este acuerdo que amenacen la construcción de la paz. Además asegurará la protección de las comunidades en los territorios, que se rompa cualquier tipo de nexo entre política y uso de las armas, y que se acaten los principios que rigen toda sociedad democrática.
· Las FARC-EP por su parte asumen el compromiso de contribuir de manera efectiva a la construcción y consolidación de la paz, en todo lo que resulte dentro de sus capacidades, a promover los contenidos de los acuerdos y al respeto de los derechos fundamentales.
Las medidas de seguridad y protección que define el acuerdo se han construido sobre cinco pilares fundamentales con un enfoque dimensional:
1. Un Pacto Político Nacional y desde las regiones con los partidos y movimientos políticos, los gremios, la sociedad organizada y en general las fuerzas vivas de la nación para que nunca más se utilicen las armas en la política ni se promuevan organizaciones violentas como el paramilitarismo. Este pacto buscará la reconciliación nacional y la convivencia pacífica.
2. Una Comisión Nacional de Garantías de Seguridad que será presidida por el Presidente de la República y tendrá como objeto el diseño y el seguimiento a la política pública y criminal en materia de desmantelamiento de cualquier organización o conducta de que trata este acuerdo. La Comisión también armonizará dichas políticas para garantizar su ejecución.
3. Una Unidad Especial de Investigación dentro de la Fiscalía General de la Nación para el desmantelamiento de las organizaciones criminales y sus redes de apoyo, que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo de conformidad con lo establecido en el numeral 74 del acuerdo sobre la Jurisdicción Especial para la Paz. Esta Unidad contará con una unidad especial de policía judicial con expertos en distintas materias.
4. En desarrollo de lo acordado en el punto 2 “Participación Política”, la creación del Sistema Integral de Seguridad para el Ejercicio de la Política que desarrollará un modelo de garantías de derechos ciudadanos y protección para los movimientos y partidos políticos, incluyendo el movimiento o partido político que surja del tránsito de las FARC-EP a la vida civil, organizaciones sociales, de derechos humanos y las comunidades en los territorios. El Sistema incluye la creación en la Unidad Nacional de Protección de un cuerpo mixto de protección para los integrantes de las FARC-EP en proceso de reincorporación a la vida civil.
5. Un Programa Integral de Seguridad y Protección para las comunidades y organizaciones en los territorios que tendrá como propósito la definición y adopción de medidas de protección integral para las organizaciones, grupos y comunidades en los territorios.
El acuerdo incluye adicionalmente las siguientes medidas complementarias:
· El diseño y puesta en marcha de una política de sometimiento a la justicia para las organizaciones objeto de este acuerdo.
· La activación de un cuerpo élite de la Policía Nacional como instrumento para desarticular las organizaciones criminales objeto del acuerdo.
· Instrumento de prevención y monitoreo de las organizaciones criminales: es un sistema de anticipación y prevención para la reacción rápida, que está orientado a garantizar una mejor identificación de las amenazas en los territorios y una acción con mayor impacto de la Fuerza Pública para contener esas amenazas.
· Medidas de prevención y lucha contra la corrupción: dirigidas a fortalecer la transparencia institucional.
III. Acuerdo sobre “Refrendación”
El gobierno de Colombia y las FARC-EP, para zanjar las diferencias surgidas hasta la fecha sobre el tema aludido, en el día de hoy, en desarrollo de la agenda del Acuerdo General para la Terminación del Conflicto, hemos convenido acoger como fórmula de convergencia la decisión que profiera la Corte Constitucional sobre los alcances del Proyecto de Ley Estatutaria No. 156 de 2015 Cámara, 94 de 2015 Senado, en el espíritu hasta ahora anunciado y en esa medida aceptamos el mecanismo de participación popular que la Corte indique y en los términos que ese alto tribunal señale.  
inserte esta nota en su página

30 de junio de 2016

La vida no termina con la muerte, estoy seguro.

A pesar del tiempo transcurrido tu recuerdo sigue muy presente entre nosotros, de una manera nueva, pero con la misma intensidad o incluso mayor de aquella que nos ha acompañado desde el día en que te fuiste para el cielo.

Por ese recuerdo, por la certeza de tu presencia, de tu compañía constante, en este nueva conmemoración de tu nacimiento, hace 91 años, reescribo las palabras que dije el día de tu funeral, que -a mi modo de ver- siguen vigentes y hoy cobran un nuevo sentido.



"Gracias. Hoy es ante todo un día de acción de gracias.

Gracias a Dios por el regalo que ha significado la vida de nuestra María Emma para todos los que tuvimos la fortuna de conocerla.

Gracias a Dios por la forma en que ella supo donar su vida hasta el último suspiro y por todas las enseñanzas que nos deja.

Mamá, tú has dejado una huella profunda en nosotros y en todos los que te han conocido; una huella de alegría, de coraje, de tesón, de fe, de una profunda unión con Dios y, por supuesto, de amor, de un amor sin medida y particular por cada uno.

Mamá, ahora que serás semilla de la tierra y una estrella en el cielo, 
ayúdanos a ser cada día mejores porque ese era tu sueño,
que cada uno de nosotros fuera mejor cada día.
Hoy lloramos tu partida de este mundo,
pero sabemos que hay una gran fiesta en el cielo".

Gracias mamá por todo, por seguir a mi lado, por acompañarme en esta aventura de la vida.    
Hoy, con los ángeles en el cielo, te digo también "feliz cumpleaños", ahora de eterna juventud!!

   

16 de junio de 2016

Lo que pienso

Esta es una respuesta que escribí hoy, en "Voto Católico" con respecto a un artículo sobre las nuevas medidas de la actual Ministra de Educación, Gina Parody, en relación con la ideología de género, y específicamente es la respuesta a un comentario de una persona según la cual, las ideas religiosas (en especial las católicas) son erradas y no deberían enseñarse en los colegios...

Estoy cansado de la tal ideología de género y que ahora nos la quieran meter hasta por las narices. 

La respuesta que aquí escribo y comparto, la he editado y mejorado con respecto a la original. 

La persona en cuestión dice, entre otras cosas, lo siguiente: "la educación debe estar libre de ideas erradas del pasado, esos libros escritos hace miles de años no sabían realmente lo que era el universo, ya hay que pasar la página y darle paso a la evolución". 

Ésta es mi respuesta: 

"¿Y quién dice que son erradas? ¿Son erradas porque vienen de la iglesia? ¿Son erradas porque fastidian nuestra mal entendida "libertad"? ¿Quién eres tú o quien soy yo para decir lo que está bien o lo que está mal en un mundo en el que ya todo es relativo? Si no te gusta un colegio católico, pues manda a tus hijos a otra parte. ¿Por qué nos tienen que obligar a pensar diferente? ¿Por qué no tengo derecho a creer en lo que yo quiero creer? ¿Por qué ustedes pueden despotricar contra los católicos y por qué en cambio nosotros no podemos decir nada, porque piensan que somos "retrógrados", o peor aún, porque ustedes (los enemigos del evangelio) creen que estamos "lavando el cerebro" u otras ideas similares? 

NO NOS PUEDEN IMPONER UNA IDEOLOGÍA BARATA QUE DESCONOCE LA ESENCIA DEL SER HUMANO Y LA RIQUEZA INMENSA QUE APORTA AL DESARROLLO DE CADA PERSONA LAS DIFERENCIAS NATURALES ENTRE HOMBRES Y MUJERES! NO, Y NO, Y NO!!! 

Que cada quien piense lo que quiera, a mí déjenme ser lo que quiero ser. Yo no pretendo imponer mis ideas, que otros tampoco me las impongan. Yo quiero seguir viviendo según mis principios y quiero que mis hijos sean católicos porque creo, firmemente, que es lo mejor que les puedo dar... Y estoy en todo mi derecho de hacerlo. 

Educar (bien, con una pedagogía asertiva, participativa y crítica) bajo principios católicos o bajo principios musulmanes o bajo cualquier principio religioso no significa coartar la libertad de nadie, significa dar a las generaciones futuras un elemento esencial para enfrentar la vida, para superar muchos obstáculos, para dar una identidad necesaria en el desarrollo psicológico de cada persona. Que haya muchas personas que sean anti-testimonio de la religión que profesan no significa, en absoluto, que la religión sea mala per se y mucho menos que los principios fundamentales de cada una estén errados... Debemos entender, de una vez por todas, que somos humanos y por consiguiente nos equivocamos, más allá de nuestras creencias porque, aún a pesar nuestro, aquello en que creemos no siempre rige nuestros comportamientos, ni nuestras acciones cotidianas. ¿Y por qué? En parte porque ahora todo está bien, lo cuál es falso, absolutamente falso; en parte porque nos han vendido la idea de que somos amos y señores del mundo (y también de los demás) y eso no es verdad; en parte porque nos han vendido la idea de que la religión coarta nuestra libertad, lo cual tampoco es cierto; en parte porque la sociedad consumista que nos hemos inventado es la que, sin darnos cuenta, coarta las libertades individuales y nos hace creer que somos "todopoderosos" y por consiguiente Dios es "un invento que ya no hace falta"...

No obstante, Dios nos ama, lo creamos o no. Y, aunque a algunos no les guste, o no lo quieran entender, sólo Uno ha dicho de si: "Yo soy el camino, la verdad y la vida". 

El evangelio no pasa de moda, por el contrario sigue siendo actual, es y seguirá siendo una propuesta de vida que va más allá del tiempo y del espacio. 


JBV, 16 de junio de 2016

1 de junio de 2016

En contacto con lo esencial...





Estar en contacto con la naturaleza nos permite vernos mejor por dentro. 

Salir y explorar parajes desconocidos nos devuelve a la simplicidad. 

Las cosas bellas, de verdad bellas, están lejos del ruido, de las calles, de las grandes urbes. 

El campo, las montañas, los lagos y los pueblos pequeños son los mejores lugares para descansar el cuerpo y el alma.  

¿De qué vale seguir corriendo por tener y tener, si nuestro ser se va muriendo? 

Volver a lo simple, es algo que todos necesitamos con urgencia. 

23 de abril de 2016

El misterio de la vida y de la muerte

La vida es un regalo y es un misterio...

Hace unos pocos días, el pasado 21 de abril para ser exactos, se supo que un gran cantante moderno, Prince, había muerto. Yo realmente no soy fanático de su música; me pareció siempre muy excéntrico, más de lo necesario, al menos desde mi punto de vista. Sin embargo, no puedo desconocer que fue un gran artista, con mucho talento y con muchísimos seguidores en todo el mundo. Pero, no obstante su fama y su poder económico, no pudo escapar al aguijón de la muerte, que por demás lo visitó cuando no lo esperaba, en absoluto.

La verdad indiscutible es que la muerte nos espera a todos, sin distinción de raza, credo, idioma, cultura o edad... Sea cual sea nuestra posición social, la muerte puede llegar en cualquier momento de la vida. Algunas veces, o quizá muchas. llega casi de repente, sin avisar.

¿Y entonces que queda? La fama y las canciones de hombres como Prince y de tantos otros que ya se han ido... ¿Pero que queda de la persona como tal? En este caso, una historia de talento y de excentricidades, pero poco más. De hecho hoy, 23 de abril, no hubo más noticias sobre la muerte inesperada de este hito de la música contemporánea.

Y aquí hago un paréntesis. Creo yo que si no fuera por los medios de comunicación, muchos de ellos pasarían en poco tiempo al olvido total... Esos medios que endiosan y satanízan, que ensalzan y pisotean, que crean modelos más bien negativos y luego alzan la voz para "predicar" que la sociedad está descompuesta... Pero a ellos también un día les llegará la muerte... Infortunadamente sus principales protagonistas han sabido dejar un legado que ha cambiado el mundo, en muchos casos para mal, y también han tergiversado ciertas concepciones sobre aspectos esenciales de la vida. Son huellas que van más allá de la muerte de las personas que las dejan.  

¿Y en el caso de los mortales comunes y corrientes, qué? La muerte también nos llegará, tarde que temprano. Entonces...sólo quedará el amor y lo que hayamos podido sembrar en quienes han pasado a nuestro lado. Por eso es mejor sembrar algo bueno, dejar una huella que transforme el mundo para bien...

8 de abril de 2016

Los límites del tiempo

Quisiera hacer y decir tantas cosas, 
pero con frecuencia el día me resulta breve 
y las horas escasas, 
para andar los metros de más que quisiera andar;
para leer y aprender eso que anhelo comprender y saber;   
para detenerme a mirar el cielo, 
sin afanarme por la obligación o la responsabilidad, 
de alguna tarea siempre urgente e inaplazable 
que me aguarda; 
para definir otras prioridades; 
para pensar un poco, al menos un poco, 
en las posibles formas de cambiar la historia cotidiana;
en fin, 
para verter mis pensamientos 
sobre un papel en blanco
que, un día no muy lejano, 
-vaya pretensión, vaya soberbia-
se reproduzca, se multiplique, 
por miles, o por millares,
y llegue a muchas manos, 
a muchos corazones, 
y que germine por fin 
en una pregunta,
en una respuesta, 
en una voz nueva,
o, por que no, 
en una canción...

La vida es breve,
el tiempo es inasible y se nos escapa,
las horas vuelan cada vez más rápido,
por ahora no podemos abarcarlo todo;
por fortuna, 
tenemos la eternidad.  


Abril 8 de 2016.        

29 de marzo de 2016

¿Muertos de segunda?

La guerra, cualquiera que sea, ha sido, es y será siempre un absurdo de la historia humana. A algunos nos resulta inverosimil que un hombre sea capaz de matar a otro. Sin embargo, este karma, parece ser un sino de la humanidad, incluso desde sus inicios más remotos.

El instinto de supervivencia, primero; luego la ambición y la sed de poder han sido los principales gérmenes de las guerras que hoy azotan a la humanidad, prácticamente en todos los puntos cardinales del planeta.


Los medios de comunicación hacen eco de algunas noticias relacionadas con este cancer, pero es evidente que no lo hacen siempre de la misma manera. Pasó con Paris y con Beirut. Ahora pasa con Bruselas y con Pakistán. Los muertos "blancos o europeos" ocupan grandes titulares, los otros suelen estar en la segunda página y cuando no, apenas hacen reseña del asunto uno o dos días y luego se olvidan... Por el otro lado, en cambio, de los primeros se habla durante una semana entera o más. Y los jefes de las grandes potencias se pronuncian con vehemencia cuando la bomba ha sido puesta en territoio europeo o norteamericano, pero no sucede igual en los otros casos  ¿Estaré equivocado?


No obstante que ya hemos pasado el umbral del tercer milenio y a pesar de las (quizá pobres) campañas para construir un mundo más justo y más igualitario, la humanidad se sigue rigiendo por el poder, la ambición de unos pocos, el interés individual y la discriminación, esto es, la idea según la cual unas personas son mejores y más importantes que otras...


¿Hasta cuándo? Me parece, sin querer ser pesimista, que esto seguirá siendo más o menos lo mismo hasta el fin de los tiempos, hasta ese día o esa hora en que todo será borrado (de alguna manera) para dar por fin lugar a una nueva tierra y a un nuevo cielo...


Entre tanto, para no dejarnos llevar por el fatalismo, ¿por qué no hacer un esfuerzo por ser constructores de paz y protectores de la naturaleza?


Desde mi óptica, la humanidad, tarde que temprano, tendrá que desacelerar su alocado ritmo, caminar con pausa, y deshacerse de tantas inutilidades aparentemente útiles...


21 de marzo de 2016



El síndrome de down no es una enfermedad, es una condición. Quisiera que google dedicara su Doodle de hoy a esta celebración...


1 de marzo de 2016

El arte de amar o el arte de vivir...

En una sociedad como la nuestra tan convulsa y tan fraccionada, llena de noticias negativas, siempre sorprende encontrarse con personas y lugares donde se escribe una historia diferente a la común que relatan los periódicos y los noticieros todos los días. 

Esto que quiero compartir sucedió hace ya algunos días; hubiera querido escribirlo con las ideas y las sensaciones más frescas, pero no fue posible; me dejé atrapar por las cosas aparentemente urgentes de cada día. Pero no importa, ahora ya estoy aquí, decidido a contar lo que viene sucediendo en un sitio escondido en una montaña al sur de Bogotá.   

Con frecuencia tendemos a pensar que los problemas de nuestra sociedad sólo se pueden resolver si se dispone de voluntad y de grandes sumas de dinero. A veces se tiene la voluntad, pero rara vez tenemos el dinero que se requiere o que al menos nosotros creemos que se requiere. Me temo que en el fondo es más una excusa para no hacer nuestra parte. Esta historia lo demuestra. 

Hoy en día, en medio de un contexto no carente de dificultades, se alza un Centro Social donde todos los que llegan se sienten amados, de una u otra manera. Cada día decenas de niños y niñas asoman sus caras sonrientes por la puerta de esa casa, algunos en la mañana y otros en la tarde. Allí, en esa casa, por unas dos horas pueden adelantar sus deberes escolares, recibir una merienda, aprender algo sobre el arte de amar y, sobre todo, sentirse amados. Unas cuantas personas voluntarias les brindan una calurosa y sincera acogida a los niños y niñas que llegan allí, desde diversos rincones de ese barrio humilde ubicado en las periferias de la ciudad, un barrio donde a simple vista pareciera que han asentado su morada perpetua la pobreza, la violencia, la drogadicción, la desesperanza...

Pero la luz sabe abrirse su espacio en medio de la oscuridad. Es más, la luz brilla en estos sitios, incluso de forma más espléndida, que en otros lugares más "bellos" de la ciudad. Allí, al interior del Centro Social, la cruda realidad de este barrio se transforma en un heptahedro de colores magníficos que habla de "nuevos cielos y nuevas tierras".

Jesús, en su paso por la tierra, nos dijo que no hay amor más grande que dar la vida por los amigos. Viendo esta experiencia se puede constatar la verdad y la fuerza de estas palabras: un grupo de personas -en su mayoría mujeres- ha sabido entender esto de manera radical y durante algo más de treinta años así lo han vivido y gracias a eso hoy existe una obra concreta que da frutos, buenos frutos para nuestra desgastada sociedad. No han sido todo el tiempo las mismas personas, pero la motivación y el ideal que las ha movida a todas las que han pasado por allí, si ha sido el mismo. Y ese amor concreto ha dado resultados tangibles en personas originarias de este barrio que, con una fe que estremece, hacen su parte para cambiar ellas mismas el contexto en el que viven. Y quizá una de las cosas que más impresiona es ver que entre ellos hay niños, jóvenes y adultos que trabajan todos con la misma convicción por su gente. Y aunque los resultados no son inmediatos, todos saben que vale la pena hacer su parte, porque ellos mismos son testigos de lo que el amor es capaz de hacer.

El pasado 16 de febrero hubo allí una reunión partícular y podría decirse que histórica. Ese día, visitaron el Centro Social dos consejeros internacionales del Movimiento de los Focolares, cuya espiritualidad constituye la semilla fundamental que dio vida a este centro hace unos 30 años aproximadamente. Los consejeros del movimiento en esta ocasión fueron Gabriela y Augusto, dos personas con una gran profundidad espiritual capaces de escuchar y de ver la dimensión de lo que allí se está gestando. Aprovechando su presencia se organizó una reunión especial con varias de las personas que participan en este proyecto. Por esas coincidencias de la vida que uno luego agradece y comprende el por qué suceden, yo estuve allí presente.

Además del clima de familia que caracteriza los encuentros del Movimiento de los Focolares, me impactaron los testimonios tanto de las voluntarias que actualmente lideran el programa de acompañamiento a niños, jóvenes y familias, como de las personas del barrio -en su mayoría mujeres- que colaboran con este increible proyecto. De las primeras impacta la entrega absoluta y desintresada y de las segundas sorprende cómo transmiten la alegría de ser ellas y ellos frutos de esta experiencia del "arte de amar" y cómo ahora hacen lo mismo por los niños, niñas y jóvenes de su comunidad.

Una de las voluntarias que lidera este programa, profesora pensionada, les manifestaba a los delegados que ellas han visto el cambio que el "arte de amar" ha suscitado en los niños y niñas de este barrio. De hecho, cuenta que varias madres se acercan al centro a decirles cómo han cambiado sus hijos, lo cuál ya es un testimonio tangible y suficiente de los alcances de este programa.

Por otro lado, una madre de familia (residente del barrio) que conoce el movimiento hace ya varios años y que actualmente colabora con la labor de acompañamiento a los niños y jóvenes que asisten por las tardes al centro, comentaba cómo conocer esta espiritualidad le cambió la vida de una forma sorprendente, llevándola a vivir experiencias que nunca habría soñado ni en el mejor de sus días. Para corroborarlo, habla sobre uno de sus hijos, que también participa ahora de los encuentros que hace este grupo y ayuda en el centro apoyando sobre todo a niños y niñas de primaria, y quien tuvo la oportunidad, hace poco, de viajar a Italia a vivir una experiencia especial en una sede internacional del movimiento. Hablando sobre esto, comentaba: "Nosotros aquí en este barrio, ni por la mente imaginamos que íbamos a llegar allá". Ese hijo, además de esa oportunidad que tuvo de viajar, ahora está empezando su carrera de psicología... Una muestra más de lo que logra el amor concreto. Estas personas no sólo se han sentido amadas, han logrado también abrir su mente y su espíritu a posibilidades que, sin este apoyo, jamás habrían vivido. Es imposible negar que este tipo de iniciativas son las que realmente cambian el mundo, aunque no salgan en la primera plana de los periódicos.

Pero los que reciben beneficios de este proyecto no son sólo las personas del barrio. También los que van a servir encuentran en este espacio un nuevo sentido para sus vidas. Así lo manifestó una de las encargadas del programa, refiriéndose a una voluntaria que conoció esta experiencia hace ya un tiempo y desde entonces aporta su buen grano de arena tres o cuatro veces por semana. La responsable, además de resaltar la labor que esa persona desarrolla en el Centro Social, afirmó que: "se le recompuso la vida, porque estaba atravesando un momento muy difícil... de su separación, y aquí encontró el sentido de su vida".

Todo esto bien podríamos llamarlo una "humanidad nueva". Una humanidad que nos anima a renovar nuestra esperanza en un futuro mejor. Ante estos hechos, ¿cómo no creer que el amor todo lo vence, todo lo transforma?