16 de enero de 2017

Dios es fiel

En el mundo de hoy, cuando tenemos ciertos privilegios, es muy fácil creer que ya lo tenemos todo y que nuestros logros y nuestros triunfos son sólo fruto de nuestra inteligencia y de nuestro esfuerzo. Sin duda estos son factores determinantes, como lo es nuestra actitud ante la vida, pero tampoco lo es todo.

Cuando se tiene la fortuna de vivir una experiencia de fe, y quizá alejarse o dejarse llevar por los fulgores del mundo por un tiempo y luego volver con una mayor conciencia, entonces podemos afirmar que nuestra vida es un hilo de oro que Alguien nos ayuda a tejer. No lo hace Él solo, lo hace con nosotros, cuando le damos lugar.

Y no es cuestión de buena suerte, ni de mera coincidencia... Basta abrir los ojos del espíritu para ver, para darse cuenta que todo puede ir mejor si nos lo proponemos, si ponemos de nuestra parte y si, dejando de lado nuestro orgullo y nuestra soberbia, confiamos en Uno que -con nosotros y a través de nosotros- transforma nuestra propia historia y la historia del mundo en formas que sólo pueden percibirse con los sentidos del alma.

No resulta fácil explicarlo con palabras, pero puedo decir, con convicción y con conocimiento de causa, que si logramos acallar todas las voces externas que quieren distraernos de lo esencial, entonces podremos comprobar que Dios camina con nosotros, que Dios es fiel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario