16 de enero de 2015

Laberinto

Siempre se puede renacer, como el Ave Fenix, basta creerlo y luchar, cueste lo que cueste hasta lograrlo. 

La vida a veces parece un laberinto en el que algunos pueden perderse indefinidamente y  llegar a creer que no hay salida, pero si la hay. Siempre la hay, aún en medio de las situaciones más oscuras siempre hay una salida, la cuestión es encontrar la mejor salida, no una que te lleve a otro laberinto aún peor que aquel en el que estabas, sino uno que te lleve a la luz.

Y la mejor salida suele ser el amor, el amor de verdad... Pero también puede haber otras y la más segura es, si se quiere, desde muy adentro, encontrar a Dios, encontrarse con Dios...


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario