23 de abril de 2016

El misterio de la vida y de la muerte

La vida es un regalo y es un misterio...

Hace unos pocos días, el pasado 21 de abril para ser exactos, se supo que un gran cantante moderno, Prince, había muerto. Yo realmente no soy fanático de su música; me pareció siempre muy excéntrico, más de lo necesario, al menos desde mi punto de vista. Sin embargo, no puedo desconocer que fue un gran artista, con mucho talento y con muchísimos seguidores en todo el mundo. Pero, no obstante su fama y su poder económico, no pudo escapar al aguijón de la muerte, que por demás lo visitó cuando no lo esperaba, en absoluto.

La verdad indiscutible es que la muerte nos espera a todos, sin distinción de raza, credo, idioma, cultura o edad... Sea cual sea nuestra posición social, la muerte puede llegar en cualquier momento de la vida. Algunas veces, o quizá muchas. llega casi de repente, sin avisar.

¿Y entonces que queda? La fama y las canciones de hombres como Prince y de tantos otros que ya se han ido... ¿Pero que queda de la persona como tal? En este caso, una historia de talento y de excentricidades, pero poco más. De hecho hoy, 23 de abril, no hubo más noticias sobre la muerte inesperada de este hito de la música contemporánea.

Y aquí hago un paréntesis. Creo yo que si no fuera por los medios de comunicación, muchos de ellos pasarían en poco tiempo al olvido total... Esos medios que endiosan y satanízan, que ensalzan y pisotean, que crean modelos más bien negativos y luego alzan la voz para "predicar" que la sociedad está descompuesta... Pero a ellos también un día les llegará la muerte... Infortunadamente sus principales protagonistas han sabido dejar un legado que ha cambiado el mundo, en muchos casos para mal, y también han tergiversado ciertas concepciones sobre aspectos esenciales de la vida. Son huellas que van más allá de la muerte de las personas que las dejan.  

¿Y en el caso de los mortales comunes y corrientes, qué? La muerte también nos llegará, tarde que temprano. Entonces...sólo quedará el amor y lo que hayamos podido sembrar en quienes han pasado a nuestro lado. Por eso es mejor sembrar algo bueno, dejar una huella que transforme el mundo para bien...

8 de abril de 2016

Los límites del tiempo

Quisiera hacer y decir tantas cosas, 
pero con frecuencia el día me resulta breve 
y las horas escasas, 
para andar los metros de más que quisiera andar;
para leer y aprender eso que anhelo comprender y saber;   
para detenerme a mirar el cielo, 
sin afanarme por la obligación o la responsabilidad, 
de alguna tarea siempre urgente e inaplazable 
que me aguarda; 
para definir otras prioridades; 
para pensar un poco, al menos un poco, 
en las posibles formas de cambiar la historia cotidiana;
en fin, 
para verter mis pensamientos 
sobre un papel en blanco
que, un día no muy lejano, 
-vaya pretensión, vaya soberbia-
se reproduzca, se multiplique, 
por miles, o por millares,
y llegue a muchas manos, 
a muchos corazones, 
y que germine por fin 
en una pregunta,
en una respuesta, 
en una voz nueva,
o, por que no, 
en una canción...

La vida es breve,
el tiempo es inasible y se nos escapa,
las horas vuelan cada vez más rápido,
por ahora no podemos abarcarlo todo;
por fortuna, 
tenemos la eternidad.  


Abril 8 de 2016.